Cómo continuar formándote (aunque creas que no tenés tiempo)

A continuación se proponen cinco consejos para que continúes con tu formación, y la falta de tiempo ya nunca más sea una excusa
     Comentarios
     Comentarios

Todos sabemos que la formación continua es fundamental para el desarrollo de cualquier carrera profesional, y es que los empleadores (y el mercado) exigen constantemente que los trabajadores se adapten a los nuevos tiempos. ¿El problema? Que son pocas las personas que tienen tiempo para continuar con la formación.

Las jornadas laborales, que ya de por sí suelen ser bastante amplias, se dilatan hasta tarde, y eso sin contar el trabajo que casi todos realizamos para el trabajo desde casa en nuestros ratos libres. A eso hay que sumarle las tareas del hogar y los ratitos para socializar con la familia, los compañeros o los amigos. Entonces ¿de dónde saco el tiempo para estudiar? Universia ofrece cinco consejos que destaca el portal The Muse:

1. Youtube es una riquísima fuente de conocimiento al alcance de todos. Podrás encontrar canales de cualquier tema que te pueda interesar, y aprender mucho de gente altamente cualificada y preparada. Cuando tengas unos minutos libres y te encuentres mirando vídeos de música en esta plataforma, cambiá el chip y buscá un canal que sea enriquecedor para vos y tu carrera.

2. Son muchas las empresas, sobre todo aquellas más grandes, que destinan parte de sus presupuestos para la formación de sus empleados. Si este es tu caso, no dudes ni un segundo en gastar tu parte. Asistí a una conferencia interesante, inscribite en un curso para mejorar tus habilidades comunicativas, mejorá tus conocimientos informáticos... Hay mil capacidades que podés aprender. Si no disponés de mucho dinero, siempre podés optar por cursos online gratuitos.

3. De camino al trabajo, mientras hacés deporte, cuando paseás al perro... Seguro que durante el día tienes unos minutos que podés completar con la escucha de un podcast o un audiolibro. Así no perderás ni un segundo de tu tiempo, y verás cómo aprendés cosas nuevas sin apenas darte cuenta.

4. Los mentores pueden suponer una rica y sencilla forma de aprender, ya que nada mejor que crecer como profesional al escuchar los consejos y las experiencias de un trabajador consagrado. Si tu empresa goza de estos programas, inscribite sin dudarlo; si no, entrá en LinkedIn, asistí a conferencias o intentá aprender de ese compañero de trabajo que tiene una trayectoria laboral intachable.

5. La ciudad en la que vivas también puede servirte de escenario para aprender. Además de visualizar o asistir a coloquios profesionales, tipo las charlas TED, podés mejorar tu nivel cultural en los museos, los teatros, las salas de exposiciones, el cine, las proyecciones de documentales...

Todos podemos convertirnos en mejores profesionales gracias a la formación continua, pero esta no tiene porqué centrarse exclusivamente en aspectos típicos de la profesión. Aprendé y mejorá tus conocimientos sobre música, historia, arte, arquitectura, diseño de interiores... Da igual el tema que elijas, lo importante es que tu mente esté siempre ávida de nuevos conocimientos.

Comentarios