“Argentina no se puede dar el lujo de desindustrializarse”

El diputado nacional Luis Contingiani alertó sobre el “riesgo de la actividad industrial” y acusó al gobierno nacional de perjudicarla con la apertura de importaciones. El caso Mefro Wheels, Oil Combustibles y Vassalli
     Comentarios
     Comentarios

La situación de la industria en la región es preocupante y se multiplican los conflictos que ponen en riesgo distintas actividades y puestos de trabajo. Mefro Wheels, Oil Combustibles y Vassalli son tres empresas con un funcionamiento irregular cuyos trabajadores sufren intesos vaivenes. Al respecto se refirió el diputado nacional del Frente Progresista Cívico y Social, Luis Contingiani, quien consideró: “Argentina no se puede dar el lujo de desindustrializarse”.

En diálogo con el programa Radiópolis (Radio 2), el ex ministro de la Producción provincial, se refirió a la situación de la ex Mefro Wheels luego de que la metalúrgica Cirubón comunicara que no la seguirá alquilando. El empresario Ricardo Cicarelli confirmó a la jueza interviniente, María Silvia Beduino, que salía del juego: debe tres meses de alquiler, la empresa brasileña Maxion no se interesó en la producción y en definitiva, no pudieron vender llantas desde la reapertura. En ese sentido, el ministro de Trabajo, Julio Genesini, convocó a una audiencia el próximo viernes al empresario y a sus representantes legales.

“Acá está en riesgo una actividad industrial, no sólo la pérdida de trabajadores. Consideramos que Rosario no puede perder esa actividad, es la única fábrica del país de llantas de acero”, sostuvo Contingiani sobre la planta ubicada en Ovidio Lagos al 4400. Tras repasar las acciones encaradas desde el gobierno provincial junto a la UOM para rescatarla, señaló: “La fábrica está impecable, está lista para producir pero ¿por qué no se logra la producción? Porque Argentina no tiene protección para estas industrias en riesgo, no se las defiende. De un año a esta parte entraron 860 mil llantas de acero que se tendrían que haber producido acá. Es difícil pelear con esto”.

En ese sentido, amplió: “(El presidente) Trump corre por izquierda con aranceles al aluminio, al acero, a autos importados alemanes. Hay una administración del comercio exterior de países centrales que Argentina no tiene y eso hace que la industria esté en una situación difícil”.

El legislador, sin embargo, valoró la pelea dada: “Vale la pena el intento de defender esta única actividad industrial y hay 100 puestos de trabajo en juego. Argentina no puede darse el lujo de desindustrializarse”, manifestó.

También se refirió a Oil San Lorenzo, la refinería propiedad del ex Grupo Indalo, que lideró el empresario Cristóbal López, detenido en una causa por retención indebida de impuestos, cuya paralización puso en riesgo 450 puestos de trabajo. “No se puede perder”, remarcó y pidió que la problemática integre las agendas de los gobiernos provincial y nacional. "Está complicado. Acá hay 400 personas que son victimas de un juego de poder", expresó. Además, existe riesgo ambiental por su paralización que ya fue expuesta por el mismo intendente de an Lorenzo, Leonardo Raimundo.

El juez comercial que entiende en el concurso de Oil Combustibles, Javier Cosentino, rechazó una propuesta presentada por sus nuevos administradores, el fondo OP Investments, para abastecer de materia prima a la refinería de San Lorenzo mediante un intermediario de la petrolera rusa Lukoil.

“La refinería se encuentra sin materia prima y vaciado su stock existente; no hay un solo litro de combustible”, dijo el titular del Sindicato Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh), Héctor Brizuela. También expresó su temor ante la posible falta de pago de los salarios de los 450 empleados de la planta de San Lorenzo.

Por un lado la Justicia embargó a pedido de la AFIP la petrolera por 900 millones de pesos, aunque la deuda ascendería a unos 8.000 millones en concepto de retención indebida del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC).

Por otro lado, aún no se resolvió la venta al grupo OP Investments, que está trabada mientras atraviesa un tortuoso proceso de concurso de acreedores.

Vassalli

Por su parte, la fábrica de cosechadoras de Firmat parece que saldría a flote. Ayer, tras una reunión en la sede de Rosario del Ministerio de Trabajo provincial, los representantes de la firma prometieron pagar las deudas salariales, previsionales y gremiales antes del viernes. También fijaron una audiencia para el lunes para verificar que hayan cumplido, según precisa el diario El Ciudadano. Las deudas de la empresa con los trabajadores suman parte de los salarios de diciembre, enero y febrero, además de los aportes.

Comentarios